Joyapedia
 

El platino

Aunque las pepitas han sido colocadas en anillos antes de 1920, la mayoría de la joyería de platino data a partir de esta fecha. Para producir unos pocos gramos de platino se deben extraer al menos tres toneladas de la mena que lo contiene, esta rareza da su categoría al platino. El platino es hipoalergénico, no pierde su brillo, por eso está entre los metales preciosos más finos, puros y raros.

Muchos de los diamantes más famosos del mundo, fueron montados en platino, y también fue usado en creaciones exclusivas desde Carl Fabergé, el famoso joyero ruso, o Louis Cartier, de París, además de otros grandes joyeros en todas las partes del mundo.

La historia del platino es mucho más antigua de lo que se cree. Los meteoritos contienen platino y el primer meteorito que se conoce se estrelló contra la tierra hace 2 billones de años.

 

Momentos de su historia y de su uso

Sepultura egipcia

1200 a. J. C. -Los egipcios importaban oro, que contenía trazas de platino, del antiguo reino de Nubia. Hicieron joyas y adornos con una mezcla de metal. De todos modos, no se sabe si el uso del platino era intencionado.

700 a. J. C. - La hija del rey de Tebas, la muy piadosa Shepenupet, fue enterrada dentro de un magnífico sarcófago decorado con jeroglíficos de oro y platino. También se colocó en la tumba un pequeño documento dentro de un estuche de platino.

Adornos preincaicos

100 a. J. C. - las antiguas civilizaciones de América del Sur, que existían antes de los incas, utilizaban platino y oro para crear aros para la nariz y otros objetos de joyería ceremonial. Las máscaras de oro precolombinas tienen ojos de platino suspendidos con unos sutiles alambres. Después, durante más de dos siglos el platino no fue utilizado por el hombre, olvidándose durante miles de años, teniendo sólo una breve reaparición cuando los europeos descubrieron el Nuevo Mundo.

Unos conquistadores desconcertados

1590 - El platino se encontró a continuación con los Conquistadores españoles, quienes le dieron el nombre arbitrario de "platina", es decir "plata pequeña". Sedientos de oro, e indiferentes por el aspecto del platino, los españoles lo consideraron como un metal inferior y lo echaron a los ríos del Ecuador para que "madurara". Una vez más, el platino desapareció de la historia. El oficial de marina español don Antonio de Ulloa y García de la Torre fue uno de los Conquistadores que comprendieron el valor del platino.

Alquimia

1700 - En el siglo XVIII, el platino empezó a llegar a Europa y pronto se convirtió en el componente más apreciado de la moda de la alquimia. Debido a sus cualidades químicas, el platino fue un ingrediente muy buscado para las pociones y mezclas de intrépidos inventores que trataban de transformar el plomo en oro.

El metal de los reyes

1751 - Cuando el científico sueco Theophil Scheffer catalogó el platino como un metal precioso, fue sólo cuestión de tiempo para que contara con el favor de la realeza. En 1780, el rey de Francia Luis XVI declaró que era el único metal digno de los reyes y su joyero Marc Etienne Janety creó para él muchas piezas de platino.

El sistema métrico decimal

1795 - Francia fue el primer país en adoptar el sistema métrico de pesos y medidas. El rey Luís XVI llamó, una vez más, a Marc Etienne Janety, esta vez para crear el peso estándar del oro a partir del platino. El platino es el material indiscutido puesto que su dureza garantiza que no se desgasta y que no pierde su valor estándar. El cilindro original de platino se guarda en el Gabinete Internacional de Pesos y Medidas de París.

Principales descubrimientos

En el s. XIX varios descubrimientos de importancia contemplaron el crecimiento del platino en el campo de la ciencia. En 1803 el científico británico Wh. Wallaston descubre un proceso para hacer que el platino sea maleable, facilitando su uso comercial. En 1819 se descubrieron en los Urales, (Rusia) unos depósitos de platino y en 1866 se descubrieron los diamantes en Kimberley (Sudáfrica) por lo que creció la popularidad del platino como mejor engarce para las piedras preciosas.
En 1924 el geólogo alemán Hans Merensky descubrió el mayor depósito del mundo de platino cerca de Johannesburg (Sudáfrica). La moderna industria del platino acababa de nacer.

Los famosos huevos de Pascua de Fabergé

1884 - Peter Carl Fabergé, el joyero de los zares de Rusia, se ofreció para crear un huevo de joyería para que Alejandro III se lo regalara a su esposa María. Así empezó la tradición anual de Pascua y los huevos de Fabergé se convirtieron en legendarias obras maestras, adornadas con piedras preciosas y platino. Cada huevo esconde un secreto celosamente guardado y lleva siempre una sorpresa en su interior, es célebre un modelo de tren de oro y platino que funciona perfectamente y que aludía a la conclusión del transiberiano. Después de la revolución rusa de 1917, la colección de Fabergé se perdió y muchos huevos de Pascua se vendieron luego en los países europeos.

Un espléndido salón de platino

En los últimos años del s. XIX la moda del platino se difundió en Europa y Rusia. Reyes, reinas, zares y maharajás se engalanaron con platino e incluso utilizaron el hilo de platino para sus indumentos reales. Carlos IV de España encargó la creación de un "Salón de platino" para el Real Sitio de Aranjuez. Reflejando la grandeza y el esplendor de la época, el salón está revestido con madera maciza y con incrustaciones de platino.

Louis Cartier

A primeros de 1900, Louis Cartier fue el primero en crear con éxito joyería de platino, dando a conocer por primera vez el secreto característico del metal. Cartier utiliza el platino en sus creaciones "Garland Style" y para resaltar el brillo de los diamantes. Su habilidad en trabajar el platino no conoce rivales y fue definido por el rey Eduardo VII de Inglaterra "el joyero de los reyes y el rey de los joyeros". Maharajás, como el maharajá de Patiala, difundieron también las creaciones de Cartier adornando con ellas sus turbantes.

La Segunda Guerra Mundial

1939-1945 - Al estallar la guerra en 1939, en Estados Unidos el platino es declarado metal estratégico y se utiliza para fabricar armas. Se prohíbe su utilización en joyería. En la posguerra, no obstante, renace una vez más la popularidad del platino al tiempo que se vuelve a descubrir el placer de la joyería. En 1947 y en la exposición "White Heat" de Nueva York, un gran número de joyas preciosas de platino y diamantes confirmaron que el platino volvía a estar de moda.



Fuente: Platinum Guild International

 

 
Dise?o web Umbradanza
ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE JOYEROS, PLATEROS Y RELOJEROSMapa webInformación legal  Facebook Twitter