Joyapedia
 

Podemos ayudarle

Confiar y saber
Algunos consejos que le pueden ser útiles


Los lugares

Hay lugares que venden pequeños objetos de oro y de plata, relojes, piedras preciosas o perlas, incluso a precios superiores a los de las joyerías, pero no son joyerías.

Precisamente por ser joyerías, nuestros establecimientos son visitados con frecuencia por expertos en consumo que no verifican otros lugares como mercadillos al aire libre, o tiendas de regalos diversos.

¿Por qué? Porque para vender oro, plata, platino o gemas y piedras preciosas hay que tener una licencia, un permiso gubernativo, disponer de medidas de seguridad especiales, comprobar que todas las piezas tengan su marca, etc.

Por eso, le sugerimos que cuando compre joyería en oro o en plata, se acerque a un comercio especializado.

 

El precio sin valor o el valor con precio

“Lo que sólo tiene precio pero no valor, es difícil que siga teniendo precio en el futuro”.

Hay hábitos que pueden confundirnos. Tenemos que diferenciar la bisutería de la joyería, hay cierta bisutería que imita a la joyería pero, obviamente, es falsa, no es joyería.

Hay marcos de plata que parecen de plata y son voluminosos, llevan sólo una ligera lámina de plata que cubre otro material, no son de plata maciza.
Incluso podemos ver que en un expositor hay multitud de collares que se encuentran bajo un pequeño cartel que dice “perlas” o “perlas con un nombre cualquiera” Pero no son siempre perlas ni naturales ni cultivadas ni marinas, pueden ser de agua dulce, o parecer perlas y ser un tipo de plástico, y, además, tienen un precio que puede ir relacionado con la moda y no ser barato. Es el típico caso de un objeto de precio sin valor.

Una alianza de oro puede ser más barata en precio que una de metal, que incluso se parece a la plata pero que no lo es, quizá esté algo de moda la de metal pero con un precio alto porque tiene una imagen determinada. Es el supuesto de un objeto de valor con menor precio que otro que no tiene valor alguno.
Hay oro o plata de más de una aleación. Por tanto, la aleación más baja, tiene menor precio, la más alta, mayor precio.

Su joyero le informará, él le venderá lo que más le convenga a sus deseos, explicándole la diferencia de valor entre un objeto y otro.

 

Algunos datos para diferenciar. Las marcas de los metales preciosos.

La aleación del metal se ubica en el interior de una figura geométrica y a la derecha, también en el interior, la sigla que identifica a un Laboratorio del Estado que punzonó esa pieza; si bien la mercancía que estuviera punzonada anteriormente con la sigla del Laboratorio en el exterior es válida para su comercialización.

El punzón es el intrumento con el que se marca una pieza. Hay dos tipos de punzones, el de garantía lo realiza la Fábrica Nacional de la Moneda y Timbre, y es como el dinero, sólo lo tienen los Laboratorios autorizados por el Estado. El otro punzón lo tienen los fabricantes e importadores y expresa quien hizo o quien importó la pieza.

 

Las marcas de cada metal precioso

A cada metal precioso le corresponde una marca:

Oro.- Una elipse horizontal.- Dentro de ella estará la aleación y a la derecha la sigla del Laboratorio.

Plata.- Un rectángulo horizontal. Dentro de él estará la aleación y a la derecha la sigla del Laboratorio.

Platino.- Un rombo. Dentro de él estará la aleación y a la derecha la sigla del Laboratorio.

Las joyas de reducido tamaño o de difícil punzonado pueden llevar una etiqueta con estas marcas en lugar de que las piezas estén punzonadas. Lo importante es que usted sepa que siempre que compre algo de plata, platino u oro, aunque sea un objeto de orfebrería tipo jarra o marco de fotografías, debe llevar estas marcas.

 

Las aleaciones del metal precioso

La aleación determina la cantidad de metal precioso que hay en la aleación de un objeto.Las aleaciones que se encuentran en la figura geométrica, punzonada en una pieza, son las siguientes:

Oro.- 999, 916, 750, 585 y 375 milésimas

Plata.- 999, 925 y 800 milésimas

Platino.- 999, 950, 900 y 850 milésimas



La formación especial de un joyero

No podemos saber de todo y tenemos que confiar. Lo hacemos con todos los profesionales, confiamos nuestra salud, nuestro bien más preciado a los médicos, la enseñanza de nuestros hijos, a los profesores, nuestras disputas, a los abogados.

Si compramos algo sin valor, no precisamos ir a un especialista pero si tiene valor, sugerimos que acuda a quien sabe, un profesional de la joyería.

El joyero es un profesional habitualmente muy bien formado porque vende algo de valor, conoce las aleaciones por sus marcas, se preocupa del conocimiento de las gemas, del servicio postventa, de la atención a su cliente.

No sólo tiene una formación especial que no suele requerirse para otros productos, además su profesión está regulada por Leyes y Reglamentos técnicos muy precisos que hacen de esta profesión una actividad muy regulada por el Estado.

 

El lujo

Seguramente todo lo que no necesitemos es un lujo, y por tanto, el concepto puede ser subjetivo. Pero, habitualmente, entendemos por lujo algo cuyo valor y precio es elevado.

Como en otros artículos; en los coches, en los artículos deportivos, en las pieles, en el perfume, en los alimentos, en la ropa, hay artículos de lujo y artículos comerciales.

En joyería hay joyería comercial, pero auténtica y con valor, o de lujo, también una joya auténtica pero de más valor y más precio.

En ambos casos puede ser una joya de día, nocturna, elegante, deportiva, de vanguardia, clásica, etc.

La diferencia, normalmente, está en la mayor calidad de las gemas y piedras preciosas que se incorporan al metal precioso. Pero, a diferencia de otros productos cuyos materiales no tienen un valor especial, en joyería, el lujo puede estar en una pieza sin marca y la marca puede estar en una pieza comercial.

El lujo depende exclusivamente de los materiales, mejores diamantes, o perlas, o gemas, mayor número, etc.

Eso sí, lo auténtico siempre nos diferencia, marca un criterio de distinción.

¿Las joyas tienen un precio según la cotización del metal o de las piedras preciosas o gemas que la componen?

Vendemos joyas, con materia prima, con diseño. Vendemos un objeto que es ilusión. Un complemento del vestir, un adorno de los más elegantes que han existido en la historia y que sigue diferenciándonos. El precio de las joyas se establece en la economía de mercado del mismo modo que el resto de los artículos de consumo. Y de la misma manera, podemos realizar una visita a distintos puntos en el mercado adquirir algo al mejor precio.

 

Los estudios de consumo

España es un país que tradicionalmente compra joyería. Los estudios de mercado han destacado que el consumidor español prefiere adquirir objetos de valor, aunque el precio sea superior, que otros artículos de consumo que tendrán una vida temporalmente reducida.

Es habitual que el hombre adquiera joyas para su familia y que lo haga en calidad de regalo. No obstante, cada vez es más frecuente el autoconsumo como consecuencia de la incorporación de la mujer al marco laboral y profesional.

La motivación que lleva a comprar una joya en lugar de otros artículos es la siguiente:

1.- El valor intrínseco de la pieza.
2.- La simbología emotiva.
3.- La celebración de un momento especial.

Los elementos valorados en una pieza de joyería por orden de preferencia:

1º.- El diseño
2º.- El precio
3º.- Los materiales

 

Los materiales, las edades y las ocasiones

El nacimiento

La tradición española lleva a la adquisición de joyas o artículos de oro o plata para regalo desde el momento del nacimiento de un niño o niña. En el nacimiento, el regalo suele ser un sonajero de plata o el ángel de cuna del mismo metal, también el juego de cubiertos de plata grabados o los pendientes de la niña. En el bautizo es frecuente que el padrino o madrina regalen la medalla y la concha de plata bautismal. En el caso de los varones, la opción más frecuente es el crucifijo o una medalla con el santo del recién nacido. En el caso de las niñas, se añaden los pendientes a la medalla de una Virgen, habitualmente de su nombre.

 

La infancia y la Primera Comunión

Las niñas se inician con pendientes de oro, perlas, corales o piedras semipreciosas y ambos sexos con el reloj. Tradicionalmente es la familia de los padres quien se encarga del regalo de esta naturaleza porque queda como recuerdo para siempre.

 

La adolescencia

En la actualidad un reloj ya no se compra para toda la vida aunque dure toda la vida. Es habitual la compra de relojes de diversos estilos y gustos que los adolescentes suelen cambiar y combinar con sus ropas. La plata es el elemento de joyería preferido por su discreción para las niñas.

 

La temprana juventud: hasta los veinte años

Se inician los primeros pasos hacia la joyería. La joya de plata de diseño, voluminosa, grandes medallones combinados con seda o piel, pulseras masculinas de metal precioso con acero o entre nudos de cuero, gargantillas o largos cordones que estilizan la figura, el azabache sobre plata, la combinación de elementos absolutamente ornamentales y visibles, las perlas blancas imperan en los pendientes de las jóvenes y la piedra preciosa de color, granates, zafiros y amatistas sobre las manos de chicas y algunos chicos. El oro amarillo es utilizado para las fiestas más elegantes, cuando los jóvenes se empiezan a vestir de noche, en las celebraciones de fin de año, en alguna fiesta privada, es el comienzo de los anillos y gargantillas en las chicas.

 

La juventud: De los 20 a los 30

Predominan el oro amarillo, el blanco, las perlas y los diamantes en monturas clásicas, los relojes de cadena y deportivos como un fondo de armario al que se irán agregando, con el tiempo, piezas distintas, más novedosas, innovadoras, con piedras de color. Se sigue llevando la plata, voluminosa y visible, en el trabajo, los diamantes por su discreción, se dejan las piedras de color llamativas y grandes para el teatro, la cena o las copas.

 

A partir de los 30

Los compromisos, las bodas, los aniversarios, el día de los enamorados, los cumpleaños son las fechas en las que, habitualmente, se compra una joya o reloj. Los materiales se combinan y también las formas.

 

El precio

El 74% de los consumidores españoles adquieren joyas de oro o plata y relojes por valor "hasta 1.800 € (300.000 pesetas) partiendo de un valor inicio mínimo, desde 30 € (5.000 pesetas).

El 12% "hasta 3.906 € (650.000 pesetas)"

El 14%, piezas de mayor precio

 

Asociación Española de Joyeros, Plateros y Relojeros

 

 
Dise?o web Umbradanza
ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE JOYEROS, PLATEROS Y RELOJEROSMapa webInformación legal  Facebook Twitter