Joyapedia
 

El oro

Precioso es el calificativo de este metal considerado como noble por su belleza, escasez e indestructibilidad.

Tiene una fascinante historia porque, además, de sus usos tecnológicos, como en la electrónica, telecomunicaciones, microchips, medicina y nanotecnología, o de su integración en otros objetos como esculturas, edificios, vajillas, adornándolos con una manifestación estética y de estilo, el principal uso del oro es la joyería industrial y la joyería artística o de piezas únicas porque, a pesar de ser un metal perpetuo, es flexible para la elaboración de estos objetos.

Su resistencia al paso del tiempo le confiere precisamente su “valor”, que a diferencia de un “precio” que depende de coyunturas económicas, existe siempre, si además es objeto de unos cuidados mínimos, mantendrá toda su belleza y color para las generaciones venideras que hereden una joya.

Precisamente sus peculiares características, han otorgado al oro un papel central en la historia y el desarrollo humano y, por tanto, ha sido valorado y deseado desde los tiempos más remotos para hacer estatuas, iconos y para adornar los cuerpos.

Hemos podido admirar la joyería con intrincados esculpidos en las tumbas reales sumerias y egipcias. Encontramos joyería en oro hace más de 6.000 años. Desde que el ser humano ha encontrado oro, lo ha manufacturado para convertirlo en una joya y llevarlo como símbolo de estatus o poder o ya, más actualmente, ofrecido como una declaración pública (medallas de oro, copas de oro) o, al contrario, ha sido regalado en una celebración íntima de amor.
Los edificios significativos, los templos y las estatuas religiosas se han cubierto con finas hojas de oro. Debido a su importancia, siempre se ha considerado un símbolo de la abundancia y de la energía de su poseedor.

En una joya de oro hay un objeto precioso que trasciende al tiempo, el oro es el material que dará valor intrínseco a la pieza si es industrial o, al contrario el valor mayor lo tendrá la forma si se trata de un objeto de arte, peculiar, una pieza única pero tal forma sólo podrá ser indestructible en ese metal, de tal manera que podrá ser atesorada durante siglos venideros.

Entre sus numerosas cualidades, el oro posee una excepcional intimidad, inmutable y perpetuo, personal y protector el oro es la expresión perfecta de las manifestaciones individuales creativas que hace que quien lleva una joya comparta además el espíritu del artista que la creó.

El oro es el metal más usado en joyería, ha estado presente en casi todas las épocas de la historia. La palabra “oro” viene de la palabra aurum en latín, que significa aurora brillante, quizás por esto se le ha asociado con el sol.

A este metal se le atribuyen poderes curativos y mágicos, además “su valor como signo de ostentación y poder ha sido ansiado desde antaño por la mayoría de los pueblos y culturas” (Codina)

Para algunos pueblos, el oro ha sido símbolo de la luz, el fuego, la vida, el poder y la sabiduría, se le ha relacionado con todo lo extraordinario y maravilloso: “el oro, considerado como el más precioso de los metales, es un símbolo de todo aquello que posea el máximo valor o que resulte más difícil de conseguir.” (Bruce - Mitford, 1997, pág. 39)

Dentro de la alquimia el oro es concebido positivamente como el metal más puro y noble; se relaciona con la eternidad y perfección, con lo inalterable e inmutable, además era usado para alejar los maleficios.

Desde las creencias cristianas el oro es vinculado con Dios y con todo aquello que es sagrado, además representa el alma y la inteligencia divina; es por esto que tanto en los ritos como en los templos sagrados se usan objetos de este material: “en el cristianismo ortodoxo es el oro un símbolo de la luz celeste y de la perfección, a lo cual hace referencia el fondo dorado de los cuadros medievales pintados sobre madera y los iconos de la iglesia oriental.” (Biedermann, 1993, pág. 337)

El oro como adorno es consecuencia de civilizaciones que le han hecho merecedor del más noble metal; al principio, símbolo de poder y de energía; en la actualidad es un complemento de enorme valor intrínseco que proporciona luminosidad cuando el oro está en contacto directo con la piel femenina y es símbolo de elegancia en la discreción con la que se adorna la moda masculina con gemelos o alfileres de corbata cada vez más innovadores.

El oro es el menos reactivo de todos los metales. Se llama un metal "noble" (un término alquimista) porque no oxida bajo condiciones ordinarias, significando que nunca aherrumbrará y nunca deslustrará.

 

La edad de oro: 1944-1972. El patrón oro.

Históricamente, la vigencia del patrón oro imperó durante el siglo XIX como base del sistema financiero internacional. Terminó a raíz de la Primera Guerra Mundial, puesto que los gobiernos beligerantes necesitaron imprimir mucho dinero fiduciario para financiar el esfuerzo bélico aún sin tener la capacidad de respaldar ese dinero en metal precioso.

El patrón oro es un sistema monetario que fija el valor de la unidad monetaria en términos de una determinada cantidad de oro. El emisor de la divisa garantiza que pueda dar al poseedor de sus billetes la cantidad de oro consignada en ellos. Una alternativa es el patrón bimetálico, en el que la moneda está respaldada por una parte de oro y otra de plata.

Después de la Primera Guerra Mundial, fue sustituido por el patrón cambio oro. El patrón oro se reimplantó en 1944, en la Conferencia de Bretton Woods, en la que surgieron el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial. Las divisas que garantizaban el cambio al oro fueron el dólar y la libra esterlina. Este sistema dio lugar a una estabilidad relativa y duradera, desde 1944 hasta 1971. La mayoría de las economías del mundo se desarrollaron, por lo que esa etapa se conoce en la historia como la "Edad de oro".

Se han usado muchos bienes como dinero pero el más apreciado fue el oro, usado desde los inicios de la historia por sus características como bien duradero, divisible, homogéneo y difícil de falsificar que lo convirtieron en el bien líquido por excelencia en casi todas las culturas del planeta.

Los billetes surgieron como promesas firmadas de entregar a su portador la cantidad en oro que en ellos se indicaba. Los bancos emitían estos billetes cuidándose de mantener un equilibrio entre el dinero que habían emitido y las reservas de oro que custodiaban en sus cajas fuertes, dado que, en caso contrario, perderían la confianza de sus clientes.

El patrón oro era un sistema monetario internacional que no podía funcionar sin la cooperación de los países que lo adoptaban. Mientras funcionó impidió que las naciones llevasen a cabo las políticas aislacionistas que disminuyen el comercio internacional y tienden a producir un estancamiento riguroso. Después de su colapso surgieron rápidamente políticas nacionalistas discriminatorias, en particular devaluaciones recurrentes y un fuerte proteccionismo, que restringieron el comercio multilateral y ahondaron la crisis de los años treinta. Desde el fin de la Segunda Guerra Mundial se ha intentado restaurar la coordinación entre las políticas monetarias de los diversos países y la libertad de comercio internacional mediante la creación de organismos como el FMI y el GATT.

 

Características físicas y químicas del oro
 
El símbolo químico del oro, Au, viene de la palabra latina para el oro, “aurum”. En la tabla periódica de elementos, el oro se clasifica como metal transitorio con las características siguientes:
• Símbolo, Au
• Número atómico, 79
• Masa atómica, amu 196,96655
• Número de protones/electrones, 79
• Número de neutrones, 118
• Punto de fusión, 1,064.43°C (1,337.58°K, 1,947.97°F)
• Punto que hierve, 2,807.0°C (3,80.15°K, 5,084.6°F)
• Densidad 293°K, 19,32 gramos por centímetro cúbico
• Estructura cristalina, cúbico

El oro se puede alear con otros metales para darle características especiales. En su forma pura, el oro tiene un lustre metálico y su color es el amarillo del sol, pero cuando es mezclado o aleado con otros metales crea tonalidades del color que se extienden de plata-blanco a verde y a naranja-rojo.

Estos tratamientos de variaciones de color del oro se utilizan sobre todo en joyería.

La fineza es un término metalúrgico que indica la pureza del oro y se expresa en partes por 1.000. Las monedas y las barras de oro tienen una fineza de 999,9 porciones por 1.000.

La pureza del oro en un artículo o de la cantidad de oro en una aleación se mide con una unidad llamada un quilate. Un artículo del oro fino o puro es de 24 quilates, y en el de pocos quilates se valora el indicar el contenido de oro fino de la proporción como fracción de 24. Por ejemplo, un artículo del oro de 18 quilates contiene 18/24 (o 3/4) oro fino y 6/24 (o 1/4) de aleación en peso.

Las características físicas del oro de la alta conductividad eléctrica e inercia del producto químico le hacen un conductor excelente y confiable, particularmente en los ambientes ásperos, donde las temperaturas pueden extenderse de -55°C a 200°C. El uso del oro en trazado de circuitos asegura la confiabilidad de la operación del equipo, particularmente en la activación vital de los mecanismos de la bolsa de aire de seguridad en vehículos de motor o el despliegue de satélites o de las naves espaciales.
No hay otro metal tan dúctil o tan maleable como el oro. Una sola onza del metal se puede estirar en un alambre cinco millas de largo. El oro se puede martillar en hojas tan delgadas que la luz puede pasar a través de ella.

El oro de la pureza elevada refleja la energía infrarroja (del calor) casi totalmente, haciéndola ideal para la reflexión del calor y de la radiación. El revestimiento de oro en la indumentaria de los astronautas les protegió los ojos contra luz del sol que les chamuscaba en el Apolo 11.

El oro es también un conductor excelente de la energía termal. Se utiliza en muchos procesos electrónicos para disipar calor lejos de los instrumentos delicados. Por ejemplo, el inyector principal del motor de la lanzadera de espacio utiliza una aleación de oro del 35%.

 

¿Sabía usted?

La primera medalla de oro olímpico fue presentada en 1908. Antes de entonces, los ganadores recibieron las medallas de plata. La medalla de oro de hoy se hace realmente de la plata, con por lo menos seis gramos (0,21 onzas) de oro puro.

Las imágenes de Neptuno y de Urano más detalladas y más exactas fueron capturadas por los telescopios de Keck, que utilizaron los espejos oro-revestidos.

Cada teléfono contiene el oro en el transmisor miniatura en su boquilla. Debido a su capacidad de transportar una señal superior, el oro también se utiliza para cubrir terminales del teléfono y los cables que conectan.

Airforce uno, el avión usado por el presidente de los Estados Unidos, es protegido contra los misiles heat-seeking por los reflectores oro-plateados.

La corona hallada en 1922 en la tumba de Shub-ad, reina de Mesopotamia parecía nueva aun teniendo 4000 años.

El oro es oro para siempre y no envejece.


 
Fuentes: WGC, Jorge Witker, Elira Valenzuela, Juan Ramón Rayo, Banco Central de Venezuela

 

 
Dise?o web Umbradanza
ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE JOYEROS, PLATEROS Y RELOJEROSMapa webInformación legal  Facebook Twitter